20/05/2024 3:54 AM
PUBLICIDAD
----------
----------

¿THE ECONOMIST Y LA NUEVA SERIE FALLOUT REVELAN EL FUTURO DE MEDIO ORIENTE?

Informe desde Medio Oriente: Escalada de Tensiones y Señales de Programación Predictiva.
----------
----------

Los conflictos en Medio Oriente han alcanzado un punto crítico, reflejando las predicciones alarmantes de la revista The Economist en su portada del 23 de marzo de 2024.

Esta portada, meticulosamente diseñada, muestra la bandera de Israel sostenida precariamente por una rama débil, simbolizando la inestabilidad y el riesgo inminente de colapso.

La devastación y la amenaza de colapso de edificios son imágenes que parecen extraídas de un escenario apocalíptico.

La soledad de Israel, proclamada en el titular, adquiere aún más relevancia dos meses después, al observar la situación actual en la región.

Este país, creado como resultado de acuerdos políticos y la influencia de familias poderosas como los Rothschild, ahora se encuentra en el epicentro de un conflicto que ha sido gestado durante décadas.

La simbología de la portada de The Economist no es coincidencia, sino una advertencia sutil pero poderosa de los eventos que se desarrollan en la región.

Aún más intrigante es el estreno de la serie “Fallout” el 11 de abril de 2024, una producción que retrata una distopía apocalíptica.

Esta serie, ambientada en un futuro postapocalíptico tras una guerra nuclear, plantea una escalofriante reflexión sobre el destino de la humanidad.

La premisa de la serie, con sus referencias a crisis energéticas y conflictos geopolíticos, parece reflejar inquietantemente la realidad contemporánea.

El paralelismo entre los eventos ficticios de “Fallout” y la situación actual en Medio Oriente es inquietante.

PUBLICIDAD
----------

La destrucción de una ciudad en Israel dentro de la narrativa de la serie, similar a la representación en la portada de The Economist, sugiere una conexión más profunda entre la ficción y la realidad. ¿Es esta una mera coincidencia o una señal de una agenda más oscura en juego?

La serie “Fallout” no solo entretiene, sino que también ofrece una cruda crítica a la manipulación de la realidad por parte de las élites. A través de su narrativa, cuestiona la veracidad de la historia oficial y arroja luz sobre posibles agendas ocultas. La noción de un “reset” controlado, donde las élites tecnológicas se alzan como los nuevos gobernantes del mundo postapocalíptico, no parece tan alejada de la realidad actual.

La combinación de eventos en Medio Oriente, las señales en la portada de The Economist y el lanzamiento de “Fallout” plantean preguntas inquietantes sobre el futuro de la humanidad. ¿Estamos siendo dirigidos hacia un abismo planificado por las élites? ¿Es esta una señal de un próximo “reset” global, donde las mismas élites emergen como los arquitectos del nuevo orden mundial?

En última instancia, queda en manos de la sociedad discernir la verdad detrás de las apariencias y las narrativas impuestas. Las señales están ahí, tanto en los titulares de los medios como en las producciones culturales. La cuestión es si estamos dispuestos a mirar más allá de la superficie y desafiar el status quo impuesto por aquellos en el poder. El futuro de la humanidad depende de nuestra capacidad para ver más allá de las sombras y buscar la verdad en un mundo de ilusiones fabricadas.

PUBLICIDAD
----------

INFORMES RELACIONADOS

----------

La ADVERTENCIA de ISRAEL: “Irán Cometió el Peor Error de su Historia”

El conflicto entre Israel e Irán ha alcanzado un nuevo nivel de intensidad con el reciente ataque perpetrado por la Yola de Irán, Ali Jamenei, quien proclamó que Jerusalén será musulmana.

Este pronunciamiento fue seguido por una lluvia de drones y misiles sobre el cielo de Israel, marcando un episodio dramático y potencialmente trascendental en la historia reciente del Medio Oriente.

Los acontecimientos desafían no solo la estabilidad regional, sino también ponen a prueba los límites de la diplomacia internacional. Israel, por su parte, ha anunciado una respuesta contundente ante esta agresión, prometiendo contraatacar en un plazo de 24 a 48 horas.

El impacto de estos eventos se extiende más allá de los confines de Israel y Irán, escalando las tensiones entre dos potencias y reflejando la lucha por el dominio mundial entre el mundo libre occidental y la doctrina musulmana chiita más extremista. Si bien los ataques fueron celebrados en Irán, su efectividad fue cuestionada, ya que no lograron el nivel de destrucción esperado.

Israel, respaldado por la fuerza aérea de Estados Unidos y el Reino Unido, demostró su capacidad defensiva al interceptar y destruir el 99% de los proyectiles lanzados en su contra, gracias al despliegue del Domo de Hierro. Esta respuesta eficaz refleja tanto la preparación militar de Israel como su avanzada tecnología, dejando a los iraníes y sus aliados desilusionados ante la falta de impacto de sus ataques.

La justificación del ataque por parte de Irán se centró en represalia por el ataque a la embajada iraní en Damasco, aunque esta embajada era más bien un anexo y albergaba a terroristas. Sin embargo, las imágenes manipuladas presentadas por Irán como evidencia de su éxito subrayan la brecha entre la retórica y la realidad de sus acciones.

PUBLICIDAD
----------
PUBLICIDAD
----------

La respuesta de Israel plantea diversas opciones, desde ataques selectivos contra grupos pro-iraníes en la región hasta la destrucción de instalaciones nucleares y militares en Irán. Estas medidas podrían desencadenar un conflicto abierto de consecuencias impredecibles, destacando el delicado equilibrio entre la contención y la escalada del conflicto.

El trasfondo histórico y religioso de esta disputa añade una capa adicional de complejidad, con Israel como bastión contra el islamismo radical y Jerusalén en el centro de las preocupaciones estratégicas e históricas. Además, la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita por el liderazgo del mundo islámico agrega otro elemento de tensión a la región.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos y los acuerdos previos, la fragilidad de la paz en el Medio Oriente se hace evidente una vez más. Estados Unidos, tradicionalmente aliado de Israel, enfrenta el desafío de mantener el equilibrio en la región bajo la administración de Biden, que busca evitar conflictos bélicos que puedan perjudicar su posición política.

En resumen, el conflicto entre Israel e Irán representa una amenaza no solo para la estabilidad regional, sino también para el equilibrio mundial. Las opciones de respuesta de Israel plantean un panorama incierto, donde la diplomacia y el poderío militar se entrelazan en un escenario volátil donde cualquier error puede desencadenar consecuencias devastadoras. El mundo observa con aprensión, consciente del peligro que representa el conflicto en una región tan estratégica y sensible.

PUBLICIDAD
----------
----------

INFORMES RELACIONADOS

----------

El informe proporciona información sobre el desarrollo y el uso de un programa de inteligencia artificial llamado “LAVANDERIA” por parte del ejército israelí en 2021.

Este programa fue diseñado para identificar y aprobar objetivos en situaciones de guerra, con el objetivo de superar lo que se percibía como un cuello de botella humano en este proceso.

Según una investigación de la revista Plus 972 y Local Call, se reveló que “LAVANDERIA” fue utilizado para designar a unos 37.000 palestinos como objetivos, contra quienes se dirigieron ataques aéreos, a pesar de que el sistema cometía errores alrededor del 10% de las veces.

El informe detalla que el ejército israelí atacó sistemáticamente a las personas designadas como objetivos, incluso cuando no se verificaban los datos de la máquina. Estos ataques se llevaron a cabo principalmente por la noche y en presencia de toda la familia en las residencias.

Se menciona un sistema automatizado llamado “Dónde está papá” que se utilizó para identificar a los objetivos y llevar a cabo bombardeos cuando estaban en sus hogares. Como resultado de estos ataques, miles de mujeres y niños fueron aniquilados.

Se establece que el sistema “LAVANDERIA” utilizaba una calificación del 1 al 100 para evaluar la probabilidad de que una persona fuera militante, y si la calificación era lo suficientemente alta, tanto la persona como su familia eran asesinadas.

PUBLICIDAD
----------

Además, se señala que este tipo de sistema de seguimiento ha existido en Estados Unidos durante años, lo que sugiere que no es exclusivo de Israel.

El informe concluye con una cita de Joe Biden, quien menciona que Israel sirve a los intereses de Estados Unidos y que es una inversión importante para el país, sugiriendo que Estados Unidos tendría que inventar un “Israel” si no existiera para proteger sus intereses en la región.

PUBLICIDAD
----------
----------

OTRO DOCUMENTAL RECOMENDADO PARA SEGUIR CON LA TEMÁTICA.

----------

Así se manipulan las elecciones y por tanto la “democracia”

Cambridge Analytica fue la empresa que obtuvo información de decenas de millones de usuarios de Facebook, y la utilizó a favor de la campaña de Trump y del Brexit. Y la apropiación de datos le puede ocurrir a cualquiera en cualquier parte del mundo.

El voto por el Brexit, a favor del Leave (Salir de la Unión Europea), y hasta la campaña electoral de Donald Trump nos pueden parecer lejanos. Pero no es tan así. Nada es privado, el documental que analiza y echa un poco más de luz sobre cómo Cambridge Analytica participó -e influenció decididamente- en esas campañas políticas, habla de cómo Facebook rastrea a sus usuarios.

No sólo eso.

Habla de “fake news” y la manipulación de los datos personales que uno confía, por ejemplo, en su cuenta de Facebook, sin leer los “términos y condiciones” antes de abrir su perfil.

Y el filme también muestra cómo antes de “ayudar” al Brexit y al actual presidente de los Estados Unidos, participó, o mejor dicho, “probó” sus herramientas de influencia en campañas políticas en otros países: se menciona a Italia, a países del Tercer mundo y a la Argentina (se ve una imagen, exultante, de Mauricio Macri).

PUBLICIDAD
----------
EXCLUSIVO
PUBLICIDAD
----------

Para ser bien claros: lo que la compañía británica Cambridge Analytica hizo en los Estados Unidos y Gran Bretaña fue utilizar ilegalmente datos personales de millones de usuarios de Facebook para poder incidir en los procesos electorales. Así de sencillo.

Karim Amer y Jehane Nouhaim no deben tener Facebook. Son los directores de este tan didáctico como complejo documental, en el que uno, mucho antes de arribar a su desenlace, no sabe bien en quién confiar o no. Y ya preparan para HBO uno sobre la secta NXIVM.

Para empezar a tirar el hilo del ovillo, los directores se centraron en dos personajes. Uno es un ciudadano común, David Carroll, profesor en los Estados Unidos, quien le pide a la compañía que le devuelva sus datos personales.

El hombre insistirá hasta llegar, como suele decirse, a las últimas consecuencias.

PUBLICIDAD
----------

El otro sí es controvertido. Brittany Kaiser, una joven algo veleta o panqueque, que la pasaría muy bien en y con la política argentina. Primero participó muy activamente en la campaña presidencial que llevó a la Casa Blanca a Barack Obama. Y luego pasó a ser ejecutiva de Cambridge Analytica. Y, por lo que cuenta y se ve, decisiva en la elección que el magnate Trump le ganó a Hillary Clinton.

Muchas de las campañas por las redes sociales, que hablaban de la esposa del ex presidente demócrata Clinton como una corrupta y que “merecía” estar tras las rejas, fueron orquestadas por Analytica.

Si Brittany Kaiser pasa a ser casi el eje alrededor del cual se siguen las investigaciones -cómo el Parlamento inglés cita a responsables de la compañía, y ella sigue las reuniones desde un televisor, se esconde en Tailandia, vuela de regreso a los Estados Unidos-, no es la única. Por supuesto, los responsables de Analytica aparecen -no todos hablan- y si el pez por la boca muere, cuando abren la boca…

Está quien intenta victimizarse en el proceso que le siguen en el Parlamento inglés, cuando antes ha sido grabado por una cámara oculta del Channel 4. Cínico o por producto de la desesperación, Alexander Nix tiene –tuvo- todas las boletas para ganarse el premio al malvado de la película.

Carole Cadwalladr, periodista de The Guardian y The Observer, que investigó como nadie el asunto, da más claridad aún, y se pregunta si alguna vez “podremos tener una elección libre y justa”.

Si “los derechos de datos personales son derechos humanos”, todo lo que hizo esta empresa, que cerró en mayo de 2018, fue vulnerarlos. Cambridge Analytica obtuvo información de millones de usuarios de Facebook a través de un cuestionario de “personalidad”. Y luego se declaró en bancarrota.

Acertaron: la documentación reclamada nunca apareció.

Lo que cuenta Nada es privado es tan universal que asusta. Esa es la sensación más primaria que nos abofetea al terminar de verla.

“Nada es privado”

PUBLICIDAD
----------
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únite a Nuestro Grupo & Canal de Telegram

Únete para estar en contacto permanente y ademas aportarnos datos, videos, articulos, información, etc y tambien
TELEGRAM

GALERÍA DE ARTÍCULOS

----------
----------

CON.GRACIAS POR APOYAR
NUESTRO TRABAJO

PUBLICIDAD
----------

MUCHAS GRACIAS POR RESERVAR SU ENTRADA

EN BREVE NOS PONDREMOS EN CONTACTO PARA REALIZAR EL PAGO FINAL Y ASÍ PODER RECIBIR EL TICKET DE ENTRADA.