04/03/2024 6:30 AM
PUBLICIDAD
----------
  • Home
  • Salud
  • Pages
  • Nuevo documental ofrece esperanza a los heridos por los pinchazos C-O-V-I-D
----------

Nuevo documental ofrece esperanza a los heridos por los pinchazos C-O-V-I-D.

“The Unseen Crisis” (‘La Crisis Invisible’) saca a la luz un patrón de lesiones por pinchazos de COVID-19 ignoradas por los principales medios de comunicación. COMPARTILO YA!!!
----------

— Es una especie de escenario de terror, mucho peor que una plaga mortal o una guerra: cientos de miles de niños y adultos sufren lesiones debilitantes por un disparo que les dijeron que los mantendría a salvo. Miles han muerto. A diferencia de la violencia esperada de la guerra, o las bajas accidentales de una plaga, en este caso las mismas personas encargadas de mantener a la población segura y saludable son cómplices de la muerte y las lesiones.

¿Debemos esperar que alguno de los responsables lo reconozca? ¿Pedir disculpas a las víctimas? ¿Ignorar a las víctimas? ¿Defenderse a sí mismos? 

Si una parte considerable de la población está sufriendo lesiones por las inyecciones de COVID-19, la expectativa de que el establecimiento médico admita cualquier parte es una vana esperanza. No podemos mirar a los médicos, el gobierno o los principales medios de comunicación, que están operando con dinero en efectivo de las mismas grandes compañías farmacéuticas que produjeron las inyecciones. Debemos mirar a las víctimas y escuchar sus historias.

TRAILER DEL DOCUMENTAL

Esto es justo lo que hace el documental “La Crisis Invisible”. Destaca el testimonio personal de mujeres, hombres y un niño que se quedaron tambaleándose en estado de shock y dolor después de que las “vacunas” COVID desencadenaron síntomas físicos abrumadores, a menudo trastornadores y atroces.

Varios de ellos perdieron la capacidad de caminar, respirar o moverse con normalidad, ya sea de manera temporal o indefinida. La fisioterapeuta Nikki Holland comenzó a vomitar profusamente dentro de las 48 horas posteriores a su segunda inyección de Moderna y estuvo conectada a un respirador dentro de una semana. Hasta el día de hoy , necesita constantemente un tubo de oxígeno. Maddie de Garay, una joven adolescente que participó en una prueba de vacunación contra el COVID, está atada a una silla de ruedas y solo puede ser alimentada a través de un tubo. Una estudiante universitaria que quedó paralizada en su pierna derecha, Madeline Johnson, solo funciona normalmente hoy debido a una transfusión intravenosa de un médico solitario que fue el primero en ofrecer tratamiento. 

Las imágenes de video que documentan sus lesiones incapacitantes son sorprendentes. Pero aún más lo son sus historias de cómo han sido abandonados por médicos, hospitales, compañías de vacunas y el gobierno

Como dijo el Dr. Paul Marik, el segundo médico de cuidados críticos con más publicaciones en el mundo: “Nos enfrentamos a una tragedia de proporciones incalculables, que nuestro gobierno y sus agencias federales fingen que no existe”. 

La película prepara el escenario para las historias de las víctimas con el impactante testimonio de un auditor de ensayos clínicos de Pfizer y denunciante, Brook Jackson. Ella relata con detalles precisos cómo encontró “problemas importantes” con el juicio desde el principio: datos falsificados; la firma faltante de un investigador principal; falta de control de la temperatura de la vacuna; participantes del ensayo que no estaban “cegados” a su asignación de tratamiento, una violación del protocolo de Pfizer; y la flagrante falta de notificación de eventos adversos graves. 

Jackson notó además que la persona responsable de preparar e inyectar la vacuna durante la prueba de la vacuna de Pfizer había sido empleada por un restaurante justo antes de ser contratada por Ventavia para la prueba de la vacuna y no tenía ningún entrenamiento médico.

Lo más escandaloso de todo, después de compartir sus hallazgos con Ventavia y Pfizer, Jackson los envió por correo electrónico a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), solo para ser despedida unas seis horas después.

La consecuencia de carne y hueso de esta abdicación deliberada de la supervisión por parte de la FDA, así como de Pfizer y Ventavia, se muestra en la película con un vistazo de cómo se desarrollaron las desgarradoras reacciones a la vacuna en las víctimas.

El padre de Maddie, Patrick de Garay, contó cómo ella estaba “gritando de dolor” después de su segunda inyección de Pfizer, con descargas en la columna, migrañas, temblores, dolor de estómago intenso y al menos otros 20 síntomas. Ahora está en silla de ruedas y tiene que ser alimentada a través de un tubo. Y, sin embargo, incluso después de que su madre, Stephanie, se comunicó con el personal del ensayo para informarles sobre sus síntomas, el resumen del ensayo de Pfizer indicó que a Maddie “finalmente se le diagnosticó dolor abdominal funcional”.

Stephanie compartió con el senador republicano de los EE. UU. Ron Johnson de Wisconsin durante un panel sobre los mandatos de “vacunas” contra el COVID y las lesiones que Pfizer, la FDA y los CDC ni siquiera “intentaron” comunicar con su familia.

Los testimonios de lesiones siguen: un piloto de línea aérea que colapsó con un ataque al corazón y casi muere después de que le ordenaron que recibiera la vacuna COVID ; una enfermera cuyo cuerpo comenzó a temblar incontrolablemente, que sintió que su corazón “se le salía del pecho” 12 minutos después de su inyección de Moderna; un padre cuyo hijo de 16 años murió cinco días después de su inyección de Pfizer.

Además, las anécdotas de la película sugieren que estas víctimas son solo la punta del iceberg. Steve Kirsch, un exitoso empresario de Silicon Valley, compartió que un conocido suyo le dijo que tres de sus familiares murieron aproximadamente una semana después de la inyección. En ese momento, pensó que era “imposible” que los pinchazos de COVID los llevaran a la muerte. 

Pero una semana después, después de preguntar por qué su limpiador de alfombras insistió en usar una máscara mientras estaba vacunado, Kirsch descubrió que tuvo un ataque al corazón inmediatamente después de su vacuna contra el COVID y que su esposa tenía temblores persistentes después de su propia vacuna contra el COVID. 

“Muchos de mis amigos dicen que no conozco a nadie que haya muerto. No conozco a nadie que esté lesionado por la vacuna. Digo: ‘Bueno, no sabía que mi limpiador de alfombras estaba lesionado por vacunas hasta que le pregunté. Es solo si se toma un tiempo y dedica su tiempo a mirar estos datos directamente”, dijo Kirsch, señalando como ejemplo los datos del Sistema de Informe de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés), que están “sin cambios” durante al menos dos décadas, y luego aumenta astronómicamente en 2021.

El documental refuerza la credibilidad de estas historias al destacar el aporte de distinguidos médicos que afirman que las lesiones generalizadas por disparos de COVID son reales y brindan explicaciones plausibles del silencio de su profesión sobre el tema.

El Dr. Marik, quien señaló que alrededor del 80 % de los síntomas de la inyección de COVID son neurológicos (no imaginados pero que afectan el sistema nervioso ) compartió su creencia de que los médicos “temen por su carrera” porque las agencias médicas ya se han enfocado en aquellos que desafían el la narrativa dominante de COVID, incluso despojándolos de sus licencias.

El hallazgo más impactante de Drukier es que a un grupo selecto de estadounidenses lesionados por la vacuna COVID se les ofreció una estadía paga en el Instituto Nacional de Salud (NIH) para pruebas y tratamiento, según Brianne Dressen, quien sufrió reacciones neurológicas graves después de participar en una prueba de vacuna Covid. Dressen fue una de las pocas afortunadas en ser trasladada en avión a una clínica de los NIH para recibir tratamiento, lo que, según ella, revirtió sus síntomas.

“Saben en un nivel muy íntimo lo que está pasando con esto. Saben sobre la microcoagulación… Saben sobre el colapso del sistema nervioso”, compartió, y agregó que la clínica enfatizó que el “tratamiento temprano” y calmar el sistema inmunológico son clave.

“Me asombró un poco haber podido obtener ese billete dorado… cuando decenas de miles de estadounidenses en todo el país no recibieron el mismo trato”, dijo Dressen.

¿Por qué no hay más gente que conozca este tratamiento? Desde entonces, Dressen ha tratado de ayudar a llenar los vacíos de la “vacuna” lesionada con su organización sin fines de lucro React 19 , que busca ofrecer “apoyo financiero, físico y emocional” para quienes sufren enfermedades a largo plazo.

Un bien mayor 

Sorprendentemente, algunos de los heridos testifican en la película que, a pesar del sufrimiento involucrado, creen que sus heridas trajeron un bien mayor.

“No reconozco a la persona que soy ahora [en comparación con] la persona que era hace un año y medio. Aunque es terrible haber pasado alguna vez, creo que estaba destinada a pasar por eso”, compartió Madeline, y mencionó que pudo compartir su historia con miles de personas, incluidas aquellas en grupos de apoyo para lesiones por vacunas, e incluso ayudar hablar algunos fuera del suicidio. 

Una mujer joven, Josephine, dijo a través de una videollamada: “Estoy sufriendo todos los días por mis heridas. Pero estoy sinceramente agradecido de que esto haya sucedido, porque nunca volveré a dar nada por sentado”.

La madre de Maddie, Stephanie de Garay, cree que ayudar a su hija con su enfermedad la formó como una mejor persona.

“Dios está en esto”, dijo, y agregó que cree que Dios ha permitido que suceda la lesión de Maddie para convertirlos en “mejores personas”.

Al compartir historias de sanación física, así como testimonios de mejora moral a través del sufrimiento, “Crisis Invisible” muestra que, además de la esperanza material, hay un lado positivo en el daño de las vacunas, por improbable que parezca. Para los propios heridos, este cambio de perspectiva lo es todo. Para aquellos lo suficientemente afortunados de haber evitado una lesión, es una oportunidad para conectar el sufrimiento con información o recursos que pueden ayudarlos a sanar

La película presenta un caso bastante convincente de que el daño de la “vacuna” COVID está significativamente más extendido de lo que admite la corriente principal, por lo que vale la pena compartirlo con los escépticos cuando sea posible.

Sin embargo, igual de importante, si no más, es el potencial de la película para movilizar a las personas, incluidos los “creyentes listos”, para difundir la conciencia y ayudar a la curación de los heridos por la vacuna según su capacidad. Este es un punto de apalancamiento de mayor peso, especialmente porque la película no está disponible gratuitamente para el público (está disponible para verse por $4 a través de una suscripción a La Gran Época , que luego se puede cancelar).

Este es uno de los puntos fuertes únicos de la película: mostrar que existe una gran posibilidad de curar a los heridos por vacunas y dar ideas sobre cómo hacerlo.

La película también imparte lecciones que esta generación y las generaciones futuras deben absorber para evitar cometer errores similares: las instituciones no son infalibles; Haga su propia investigación sobre el terreno; las soluciones, como la curación de una nueva lesión de salud, a menudo provienen de pensar fuera de la caja.

La esperanza de responsabilidad puede parecer escasa, pero la historia nos muestra que incluso cuando te enfrentas a un gigante, las victorias son posibles.

PUBLICIDAD
----------

Aquí te presentamos informes relacionados

----------
Sin lugar a duda el termino REPENTINITIS ha logrado establecerse en el colectivo social dada la situación que el mundo atraviesa luego que se diera la P L A N D E M I A  DEL C – 1 9.

Pero ¿Qué es la ‘repentinitis’ de la que todo el mundo habla?

Les diría que es mucho más complejo de lo que pensaba.

Es una palabra que uno la toma muy simplista, como si se tratase solo de describir un reaccion adversa a un determinado producto que es injerido o incorporado en el cuerpo.

La realidad es que se trata de un basto y complejo sistema de interacciones interdisciplinarias que involucra no solo al aparato de salud y el paciente sino a un Corpus Mafioso de un nivel sin precedentes.

De todas formas lo que se busca con este tipo de material es generar conciencia para tomar mejores decisiones el día de mañana dado que este escenario pandémico parece, no solo que aun no termina, sino, que recién comienza.

PUBLICIDAD
----------

DOCUMENTAL VERSION EXTENDIDA

EXCLUSIVO
EXCLUSIVO
PUBLICIDAD
----------
PUBLICIDAD
----------
PUBLICIDAD
----------
PUBLICIDAD
----------
PUBLICIDAD
----------

NO TE PIERDAS ESTE INFORME

VIDEO RECOMENDADO

EXCLUSIVO

CON.GRACIAS POR APOYAR
NUESTRO TRABAJO

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únite a Nuestro Grupo & Canal de Telegram

Únete para estar en contacto permanente y ademas aportarnos datos, videos, articulos, información, etc y tambien
TELEGRAM

GALERÍA DE ARTÍCULOS

----------
----------

CON.GRACIAS POR APOYAR
NUESTRO TRABAJO

PUBLICIDAD
----------

MUCHAS GRACIAS POR RESERVAR SU ENTRADA

EN BREVE NOS PONDREMOS EN CONTACTO PARA REALIZAR EL PAGO FINAL Y ASÍ PODER RECIBIR EL TICKET DE ENTRADA.